jueves, 18 de junio de 2009

Chimpay, la cuna

Hace 9 años, llegué a vivir a un pueblo, por primera vez en mi vida. Yo había sido hasta entonces habitante de capitales, o al menos de ciudades de 500.000 habitantes. Esa vez, un pueblo de 4500 personas, me recibió en su vida rural y pueblerina.
En medio de kilómetros y más kilómetros de pampa, viento y tierra, el desierto del sur argentino me hacía un lugarcito. Y el pueblo de Chimpay se convertía en mi lugar. Yo conocía el lugar y a algunas personas de allí, desde hacía 5 años. Había estado por períodos cortos, de 10 ó 15 días. Pero al ir a vivir allí, mi mundo se concentró en un espacio pequeño y en un grupo reducido de personas, y a la vez, se expandió en la inmensidad de sus pampas vírgenes.

Chimpay es un pueblo de la provincia de Río Negro, que prácticamente no existiría en el mapa, si no fuera por un indiecito, hoy declarado Beato por la Iglesia Católica. Hace 104 años, un indiecito nació en sus tierras, fue bautizado en las tolderías de la zona por los padres salesianos, y hasta quiso ser cura. El era hijo del gran cacique Namuncurá, quien negoció con el Gral. Roca la rendición de los araucanos a cambio de unas pocas tierras en la zona de Neuquén. El estaba destinado a ser el heredero de la gran responsabilidad sobre su amado pueblo: el nuevo cacique. En su lugar, quiso ser el servidor de su gente, a través del Evangelio y los sacramentos. Se fue a estudiar a Buenos Aires con los salesianos, y después de unos años, ellos lo llevaron a Roma. Conoció al Papa, a quien le entregó regalos de “las indias”, su tierra. Pero su vida quedó truncada por la tuberculosis, que no pudo curarse en un clima tan distinto al de sus pampas chimpayenses, y murió en Roma a los 18 años.

Hoy Chimpay, bautizada “Cuna de Ceferino Namuncurá”, recibe todos los años a varios miles de personas, que peregrinan hasta esta tierra, donde no están sus restos mortales. Es la tierra que lo vio nacer, en unas tolderías a orillas del Río Negro. Es la gran gloria del pueblo. Se diría que la única gloria del pueblo.

Chimpay es un lugar especial, para quienes quieren descubrirlo. En mi propia vida, el año y medio que viví en sus tierras, fueron muy especiales. Chimpay y su gente me hicieron romper el cascarón dentro del cual había vivido durante 30 años sin saberlo, y fueron testigos del nacimiento de una nueva persona, de la verdadera “yo”, que emergió desde mi interior.
Chimpay fue mi tierra de metamorfosis, de transformación desde el interior. Nunca olvidaré este lugar, nunca olvidaré la sencillez de su gente, el regalo que me hicieron de no verme a través de caretas que la vida y yo misma me habían puesto. Nunca olvidaré el silencio y soledad de su desierto, que permiten a quien sabe escuchar el viento, verse por dentro y aprender a vivir desde esa verdad.



En estos momentos estoy sentada en un colectivo desde hace 19 horas, para visitar Chimpay. Y con emoción, me estoy acercando a su paisaje, a su viento, a su tierra, a su gente. Vuelvo después de unos 4 años, de visita. Vuelvo a ver amigos, que fueron testigos de mi nuevo nacimiento, a los 30 años. Vuelvo a mi segunda cuna. La única cuna que recuerdo en mi vida. Y algo se me ensancha adentro. Soy feliz de volver. Lo necesitaba. Sí, Chimpay, mi querida tierra, soy yo.

10 comentarios:

Turca dijo...

Precioso texto, mujer!

Yo soy de Catriel :))))

Y creo que en julio voy luego de más de tres años de ausencia :)

Besosssssss!

Idealista Irredimible dijo...

Gracias Turca...
Andá, seguro lo necesitás! Buenos Aires tiene muchas ventajas en lo cultural y social, pero... en lo humano siempre estará en deuda.
Bienvenida siempre que quieras pasar por mi blog...
Saludos!

Turca dijo...

Je... recién termino de chatear con uno de mis hermanos y su mujer... y la verdad... cómo extrañoooo! :)

Creo que salgo el viernes :)))

Ya te había agregado a mi bloglines sin tu permiso... ahora con tu venia, encantada de seguir pasando! :))))

Besosssssss!

Idealista Irredimible dijo...

Turca, buen viaje y estadía en el sur, la gran patagonia argentina!
Disfrutala también por mí!

Besos!

socrates dijo...

Que bueno leer esto... yo estuve en Junio en Chimpay porque tengo planeado irme a vivir por alla...
Y si bien me gusta, me cuesta dar el salto e irme, y ver si hay trabajo....
Soy de La Plata y soy abogado y estoy harto de las ciudades....... quiero irme a Chimpay o cualquier lugar del sur argentino donde pueda vivr honestamente con gente honesta.
en Sep casi seguro regreso para ver algo mas para instalarme por chimpay , darwin o beltran....
VIVA CHIMPAY VIVA EL SUR Y SU INFINITA TRANQUILIDAD........

Idealista Irredimible dijo...

Estimado Sócrates:
Te felicito por la decisión!
Si querés, escribime aquí tu correo, para contactarte con buenos amigos chimpayenses y beltranenses... así llegás mejor ubicado, no?
Saludos y suerte!
PD: cuando quieras, podés seguir visitando el blog, bienvenido!

socrates dijo...

Hola Idealista que lindo que me escribas te paso mi mail y asi me contas algunas cosas mas de chimpay y el sur
lezama390@hotmail.com
pd hoy no me conecto

socrates dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
socrates dijo...

Hello Idealista
que lindo que me escribas, estuve leyendo alguna cosas tuyas
te paso mi mail y asi me contas algunas cosas mas de chimpay y el sur
lezama390@hotmail.com

Idealista Irredimible dijo...

Sócrates:
disculpá la tardanza en responder... ya vas a recibir por tu correo noticias de chimpayenses amigos... y espero que tengas toda la suerte del mundo, y que tu elección de lugar resulte mejor de lo que esperas.
Saludos!