viernes, 22 de mayo de 2009

Algunas anécdotas no relatadas de mi estancia en México

* Me encontraba en la otra punta de la ciudad, estaba como a 15 cuadras del metro y quería regresar a mi casa. Obviamente que no averigüé por colectivos o micros para ir a mi casa, ya que el tránsito es un caos y no puedo soportarlo. Me acerqué a un policía (hay quienes dicen que son confiables) y le pregunté cómo llegar al metro. Me recomendó vivamente que no caminara las 15 cuadras, porque "es muy peligroso para alguien como Usted" (?), en cambio, me indicó como la mejor opción, unas combis truchas (llámense alternativas) que pasaban por ahí. Parece que en México ni siquiera se cuestiona la ilegalidad de estos transportes como sí ocurre en Chile, ni se plantean siquiera la posibilidad de que sean perseguidas y sancionadas por la autoridad, sino que los mismos policías te las recomiendan. Increíble pero real.

* Encontré con gran regocijo, en el supermercado, algo parecido a las facturas argentinas. Se llaman "Pan infantil", y vienen de a 13, surtidas. Las estaba mirando extasiada cuando se cortó la luz en el supermercado, todo se oscureció de una forma impresionante, la gente gritó de horror, las madres buscaban a sus hijos, y yo me quedé quieta. Sabía que tenía adelante las facturitas, esperándome. No esperé a que vuelva la luz y las agarré. Es como si el corte de luz hubiera sido una señal de que las tenía que comprar. Pero son como 10 veces menos ricas que las argentinas, eh.

* Tardé dos meses de estancia en el país para hacerme de una pava (tetera pa los chilensis, caldera para los yoruguas). Iba a los supermercados, a la sección de "Hogar", veía todas las sartenes, ollas y jarritos... pero nada de pava. Preguntaba a las empleadas y no entendían el concepto de mi artículo buscado. Me ofrecían cafeteras eléctricas, de esas de vidrio... Con una me enojé y le pregunté casi gritando "en su casa, cuando se quiere hacer un té, ¿dónde calienta el agua?". Con carita de asustada me señaló un jarrito enlozado de 500 ml. "¿Ahí calientan el agua? Pero es abierto, se evapora todo, y además es muy chico!". "aa-Hay más grandes si quiere..."
Como nada iba a ser como una pava, y en ningún lugar me entendieron el concepto, empecé a hablar con gente conocida sobre la cuestión. Dos personas me dijeron que sí, que en una época habían vendido acá de esas que silbaban, que su abuelita, o su mamá, tenían una y no la usaban (nadie la usa, parece). Pero después me confirmaron que ya no la tenían, que la habían regalado... así que no me la podían prestar. Finalmente una compañera de la maestría, de sesenta y tantos años, apareció un día en mi depto con una pava silbadora vieja y un par de ollas (se horrorizó de que yo tuviera sólo una ollita para todo). Me las prestó por los 2 años que estaré en México. Al día siguiente, feliz y acompañada por la música de Gotan Project, me hice mate por primera vez en norteamérica, ya que como todos sabemos, en un jarrito hervidor de campamento no se puede preparar un mate decente.

5 comentarios:

cris dijo...

mi novio pretendía que hiciera exactamente eso: calentar el agua en un hervidor minúsculo que tenía, "total es para vos sola" (pues el muchacho no ha caído en la adicción verde aún).

a la semana siguiente ME regalé una pava, y se la presto nomás, para que me espere con los mates cuando lo voy a visitar.

muy piola tu blog (y tu compañera de maestría)!
saludos!
c.

Idealista Irredimible dijo...

Gracias cris, por tu visita y tu comentario. Muy buena tu anécdota, es como la misma sensación mía: "¿cómo nadie entiende la importancia de una PAVA?"
Volvé cuando quieras, yo ya tengo linkeado tu blog.

cris dijo...

tal cual! esa es, precisamente, la pregunta del sillón, idealista!

muchas gracias por la bienvenida, pase por mi toldería cuando guste, desde ya.

saludos, desde el litoral!

¿nosotros? dijo...

Jajaja bueno querida idealista, si me hubieras topado en el super y me hubieras preguntado por una pava.. tampoco hubiera sabido a qué te referías... ya luego con tu explicación quizá te hubiera dado algo parecido, aunque quién sabe, por que, como mexicana, aún sigo sin saber qué es una pava... saludo

Idealista Irredimible dijo...

Gracias Cris, saludos!

Amiga mexicana, ya voy a publicar una foto de lo que es una pava... en todo caso, yo no decía "pava" sino que explicaba cómo era el adminículo, pero igual no me entendían...