miércoles, 20 de mayo de 2009

Nacer o no nacer: ésa es mi cuestión

Mis noches de insomnio a veces son útiles para pensar.
Anoche estuve pensando en esa manía que tengo de no aguantar que otro quiera controlarme/poseerme/dirigirme...
Saqué la conclusión de que muchas cosas que resultan incontrolables para uno cuando es adulto y quiere cambiar algo y no puede, es porque están grabadas desde las primeras experiencias de la vida.

En mi caso, todo comienza con esta historia:
Cuando se cumplió la fecha que OTROS habían determinado para que yo naciera, yo no nacía. No tenía necesidad. Pasaron los días, yo estaba bien donde estaba, y "no estaba ni ahí" con cumplir un calendario del médico.
A los 12 días mi mamá se sintió mal. Tenía contracciones pero no dilatación. Sus músculos querían expulsarme, pero yo no empujaba. Claramente, no quería nacer. (Parece que siempre fui tan ácida en mi visión del mundo, que no quería conocerlo).
Bueno, la cosa es que finalmente, los que tienen el poder se salieron con la suya (como suele ocurrir en el mundo), y ME NACIERON. ¿Por quéééééééé? Si yo no quería!!!
Conclusión: como no respetaron mi voluntad en ese primer acto de la vida en que uno puede elegir algo, ya me sentí violentada, y desde ahí no resisto que otros quieran decidir por mí, me digan lo que "tengo" que hacer (yo no lo tengo, mirá, buscalo), me controlen, me retengan...

Cuando me pasa esto, me sale decir una frase, que desearía con todas mis fuerzas que fuera verdad, pero no lo es:
                                     ¡¡¡NACÍ LIBRE!!!

2 comentarios:

Lunatica!! dijo...

libre como el sol cuando........bueno imagino conoces la cancion, me encanto tu blog entre buscando una informacion y encontre otra , pero igual me agrado

nada sigue peleando por ser tu, vivir libre , respirar en libertad

Idealista Irredimible dijo...

Gracias Lunática! por tus palabras y tus buenos deseos.
Vuelve cuando quieras a visitar el blog... prometo aventuras, siempre.